La DGA y los municipios pactan el reparto de financiación del déficit de 75 millones de las líneas con el nuevo mapa concesional.

El transporte metropolitano de Zaragoza tiene garantizada su financiación para los próximo diez años, gobierne quien gobierne. El Ejecutivo de Aragón, los ayuntamientos y la Diputación Provincial de Zaragoza (DPZ) pactaron este lunes cómo se repartirán el déficit previsto, que se elevará a 75 millones de euros en el periodo que se alargarán los contratos del nuevo mapa concesional. 

Su licitación estará lista para el próximo año y supondrá una reordenación del servicio, que aún no es pública, por la que se concentrará la explotación en cuatro corredores (norte, sur, este y oeste) a cargo de otras tantas empresas. Con el rediseño de las 25 líneas existentes, los barrios rurales y municipios del entorno pasarán a tener, en total, 33 rutas diurnas y otras 9 nocturnas, con las que se pretende un sistema de transporte “más eficiente y mejor dotado”.

El acuerdo político se alcanzó en la asamblea general del Consorcio de Transportes de Zaragoza, ante la que su presidente y consejero de Vertebración, José Luis Soro, se comprometió a incrementar progresivamente la aportación de la DGA de 762.944 euros a 3,1 millones anuales a partir del cuarto ejercicio.

El principal beneficiario será el Ayuntamiento de Zaragoza, que ahora asume en solitario el coste de las líneas de los barrios rurales y la parte alícuota del resto, lo que eleva su desembolso hasta los 5,3 millones anuales. Ahora se reducirá a 3,58, aunque seguirá siendo el principal financiador del transporte metropolitano, con un 48% del total. Le seguirá la DGA con otro 42%, mientras el resto de municipios también verán reducida su aportación global de 874.458 euros a poco menos de 600.000, que supondrá un 8%. Por su parte, la DPZ aumentará su cuota de 86.706 a 149.522 euros, que solo representará un 2% del déficit anual.

Servicios de transporte especiales para las áreas más concurridas

Pese al incremento del servicio de los autobuses, especialmente de los kilómetros recorridos hasta alcanzar los 5,5 millones anuales, no se ha previsto que se dispare el déficit. El Consorcio de Transportes calcula unos 7,4 millones al año, unos 200.000 euros más que en la actualidad, un 62% del coste total del servicio. El resto de la factura hasta alcanzar los 12 millones se cubre con los ingresos de los usuarios.